Share Short

En todos los medios de comunicación, incluida la televisión, con la llegada de las altas temperaturas aparecen sugerentes campañas que nos predisponen a pasar un verano fresquito y en silencio. “Sin necesidad de obras usted puede contar con las últimas novedades en materia de climatización”, anuncian.

Ahora bien, en ninguno de estos anuncios le advierten de que estos equipos están sujetos a regulación normativa en materia de Seguridad Industrial, ni que la cada vez más exigente legislación en materia de medio ambiente regula el uso de equipos con gases refrigerantes, como es el caso. Estas omisiones hacen que muchas veces antes de tomar una decisión resulte conveniente informarse de lo que realmente debemos hacer.

 

La Asociación de Mantenedores de Instalaciones de Calor y Frío de Euskadi (AMICYF EUSKADI) les informa que, según la legislación vigente, toda instalación de aire acondicionado deberá ser realizada única y exclusivamente por profesionales habilitados por parte del Departamento de Industria de la Comunidad Autónoma en la especialidad de Instalaciones Térmicas en Edificios (IMT).

 

El profesional habilitado es cauteloso, le indicará el rendimiento energético del equipo a instalar, dato importante en estos días de continuas subidas de la energía; le indicará también el tipo de refrigerante que utiliza el equipo y si es peligroso para el medio ambiente, en cuyo caso le advertirá de las medidas a seguir.

 

El pseudo-instalador, en cambio, no tiene reservas, ni dudas, solo certezas y remedios milagrosos, porque a su juicio eso vende más. Jamás le enseñara su acreditación profesional; tampoco le mostrará su seguro de Responsabilidad Civil, ni le realizará ningún cálculo para estimar las frigorías que su vivienda necesita.

 

Esta formula puede funcionar de vez en cuando pero cuanto menos fundamento profesional se posee, más remedios infalibles se ofrecen y mayores son los perjuicios que puede originar una mala compra para un consumidor.

 

Frivolizar sobre las instalaciones de climatización es una forma de llegar a más gente, pero desde luego no la más honesta. Los verdaderos profesionales garantizan el respeto a las buenas prácticas, porque conocen las obligaciones que les impone la legislación vigente en materia de instalación y de medio ambiente y seguridad laboral. Normalmente sus precios no son más caros que los del pseudo - instalador.

 

Antes de instalar aire acondicionado consulte con profesionales.

 

Fuente: Amicyf Euskadi